CAYUCO: Rencores y envidias de Juan J. Rodríguez Prats

Cayuco

Enrique Muñoz González

 

“Le toco criticarme, porque superarme no pudo”.

Anónimo

 

RENCORES Y ENVIDIAS DE

JUAN J. RODRIGUEZ PRATS

 

Juan José Rodríguez Prats es un político venido a menos, cuando en el PRI ya no le siguieron soportando sus arranques de histeria decidió cambiar de aires, encontrando refugio en Acción Nacional donde ha tenido la oportunidad de ser legislador federal, siempre por la vía plurinominal, una elección de mayoría no la gana ni en su casilla. Logro ganar algo de notoriedad a nivel nacional cuando iba de invitado los viernes al programa de Brozo para hacer análisis de la política, ahora anda en el limbo.

 

Siempre ha tenido Rodríguez Prats a Andrés Manuel López Obrador como su villano favorito, pareciera le tiene envidia, está pendiente de todos sus movimientos para cuestionarlo; nada más que el ahora Presidente nunca lo ha tomado en cuenta, como diría un clásico, ni lo ve, ni lo oye, pero el pasado lunes que estuvo en entrevista para los micrófonos de Telereportaje, dio rienda suelta a sus frustraciones, sus rencores, para decir de todo contra AMLO. Se declaró como su adversario.

 

Toda opinión es respetable, para eso existe la libertad de expresión, pero en Rodríguez Prats lo que se escuchó fue coraje, irá, por el triunfo de López Obrador, donde más de 30 millones de mejicanos no pueden estar equivocados para decidir el futuro del país; podrá estar enojado hasta con la vida el controvertido panista, pero al escucharlo en la entrevista que le realizó Emmanuel Sibilla a quien incluso señaló de ser abogado de AMLO.

 

Refiere Juan José que no ataca a AMLO, pero en realidad eso es lo que hace, ambos se conocieron en su época de juventud cuando militaban en el PRI, y desde 1991 es cuando empiezan las desavenencias, por eso presume el panista que conoce bien al paisano, lo acusa de autoritario, de que es difícil ponerse de acuerdo con él. Revela que cuando se crea el Frente Democrático Nacional lo invita a participar, pero declina hacerlo, porque ya tenía aseguraba una diputación federal pluri en el tricolor.

 

Al parecer Juan José no le perdona a López Obrador, tampoco lo olvida, que siendo Secretario de Gobierno en 1992, estuvo en el cargo apenas 100 días, tuvieron un debate, teniendo como interlocutor al sacerdote Francisco Goitia, en aquel tiempo presidente de la CODEHUTAB, siendo exhibido por la incapacidad para manejar la política interna del Estado. En 1994 hubo intentos por reconciliarse con motivo de la elección de gobernador, pero pudo más el afán protagónico de ambos, por eso el distanciamiento.

 

Según el punto de vista de Rodríguez Prats, cuando le va mal, le va bien; es decir, no todo está perdido para sus convicciones, por eso se erige como un adversario del próximo presidente de Méjico, diciendo que va a ser un crítico de todo lo que diga y haga, pero eso sí, de manera objetiva, porque desde su punto de vista, López Obrador tiene varias fallas, se resiste a la crítica, y aunque reconoce que desde el primero de julio se le ha visto mesurado, sostiene que tarde o temprano va a surgir el AMLO autoritario.

 

Una de sus primeras críticas al próximo presidente es que está escogiendo mal a sus colaboradores, cuestionando el nombramiento que se daría a favor de Manuel Bartlett en CFE y de Octavio Romero en Pemex; además que va llegando mucha gente por la inercia del voto. Aclara que no anda en busca de un cargo público, que su interés en criticar a López Obrador, desde su trinchera panista, presumiendo que a él no le puede dar nada, pero en su caso le ofrece su voz, su consejo.

 

También ve con buenos ojos el plan de reconciliación que enarbola Adán Augusto López que pondrá en marcha con el respaldo de Andrés Manuel, reconoce que es necesario llegar con humildad para alcanzar esos objetivos, nunca deben andar con soberbia, a cambio deben escuchar todas las voces, no descalificarlos. Incluso destaca que junto a Gina Trujillo, con el gobernador electo, tiene una sólida relación de amistad, por lo que desea pueda dar los resultados que el pueblo está esperando.

 

Pone en duda Juan José que realmente AMLO vaya a emprender la cuarta transformación de Méjico, porque a su criterio lo que debería llevar a cabo, es extinguir el Senado que dice, no sirve para nada, ahí se tendría un ahorro de 10 mil mdp; debe reducir de 500 a 300 diputados federales, 200 de mayoría y 100 pluris; plantea que no se haga demagogia con el derecho por las iniciativas que enviará al Congreso para tener reformas constitucionales como es la reducción de altos salarios, el combate a la corrupción y otros temas mas.

 

Advierte Rodríguez Prats que Obrador no ha medido aún que debe tener conciencia de las limitaciones del poder presidencial, poniendo de ejemplo el tema de la resistencia civil, ya que si condona la deuda de Tabasco, se inconformarían las demás entidades, por eso pone en duda que le pueda irá bien a la entidad habiendo presidente tabasqueño. Al final de cuentas, resume de dientes para afuera que su deseo es que a Andrés como Adán, incluso Rutilio en Chiapas, hagan buen Gobierno.

 

Pero fiel a su naturaleza de crítico, Rodríguez Prats resalta diciendo que Andrés Manuel es un esmerado deportista en atropellar la ley, sostiene que toda la vida lo ha hecho, bloqueando pozos, bloqueando carreteras, convocando al Movimiento de Resistencia civil, violando la ley en la Ciudad de Méjico cuando no tenía la residencia, violó un Juicio de Amparo y ahora al nombrar gabinete sin haber tomado posesión, pero esto se debe a que EPN está tan débil y desprestigiado que ni siquiera le puede decir, espérate, todavía no eres el Presidente.

 

LA PIRAGUA

Así es Juan José Rodríguez Prats, genio y figura. Crítico, protagonista, controvertido. Al final de cuentas muchas cosas tienen algo de verdad. Por cierto fue candidato en Chiapas para una diputación federal y lo mandaron al tercer lugar.

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.